top of page
Search

Trabajo doméstico debe ser incluido en salario mínimo 2021

Updated: Dec 29, 2020

- para su difusión inmediata -



La Red de Trabajadoras Domésticas solicita inclusión a la mesa tripartita para la negociación del salario mínimo para el año 2021.


24 de diciembre de 2020


Tegucigalpa, Honduras


Ejerciendo su derecho a petición, la Red de Trabajadoras Domésticas (RTD) ha solicitado que la mesa tripartita convocada para negociar el salario mínimo que estará vigente para 2021, reconozca el trabajo doméstico como un sector laboral importante que realizan más de 139,000 mujeres trabajadoras en el país y actúe sin discriminación de género y clase e incluya en la negociación al sector de trabajo doméstico. La petición está sustentada en el Artículo 128, numeral 5 de la Constitución de la República, que manda que toda persona trabajadora tiene derecho a devengar un salario mínimo, fijado periódicamente con intervención del Estado, los patronos y los trabajadores, suficiente para cubrir las necesidades normales de su hogar.


Ahora, la Secretaria de Trabajo y Seguridad Social (STSS), la Central General de Trabajadores (CGT), la Confederación Unitaria de Trabajadores de Honduras (CUTH), la Confederación de Trabajadores de Honduras (CTH) y el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP) tienen una oportunidad transcendental de incluir el trabajo doméstico en el proceso de negociación anual, lo que sería un momento decisivo para comenzar a poner fin a la discriminación contra un sector que sostiene la economía del país.


Según la Organización Internacional de Trabajo OIT, el trabajo doméstico es reconocido como uno de los sectores que más necesita protección salarial. En Honduras, la discriminación histórica del trabajo doméstico por motivos de sexo y condición social provoca que se perciban salarios muy por debajo del mínimo, resultando en la precarización de las prestaciones laborales, como el acceso a la salud y a la educación, entre otros derechos.


La fijación del salario mínimo es crecientemente visto como un instrumento de protección social dirigido a la reducción de la pobreza y como un elemento de estrategias para el desarrollo social y económico. Dado la situación actual que vive Honduras ante la crisis sanitaria de COVID-19 y los impactos de los huracanes Iota y Eta, que afectaron de manera desproporcionadamente negativa a las comunidades ya vulnerables, la fijación del salario mínimo es una aproximación válida con respecto a las trabajadoras domésticas, en vista del hecho de que las trabajadoras tienden a provenir de los segmentos más pobres de la sociedad y representan una parte sustancial y creciente de la fuerza laboral en Honduras.


El 25 de noviembre de 2020, en el marco del día internacional para la eliminación de la violencia contra la mujer, la RTD, CEM-H y el Bufete Justicia para los Pueblos presentaron dos recursos de inconstitucionalidad contra artículos del Código de Trabajo y la Ley de Salario Mínimo que tratan de forma discriminatoria a las trabajadoras domésticas, excluyendo a uno de los sectores laborales más importantes en la negociación del salario mínimo, lo que viola los derechos de decenas de miles de trabajadoras.


Es ahora urgente y necesario que el Estado brinde la protección y tutela de los derechos de las trabajadoras domésticas. La mesa tripartita debe incluir el trabajo doméstico en las negociaciones del salario mínimo de 2021 para empezar a poner fin a la discriminación salarial y la violencia económica que por generaciones se ha perpetuado sistemáticamente contra las trabajadoras domésticas. La solicitud de incluir el trabajo doméstico en la negociación del salario mínimo para garantizar un salario justo y digno para las trabajadoras domésticas debe ser favorable.




162 views0 comments

Commentaires


Post: Blog2_Post
bottom of page