top of page
Search

Corte Suprema de Justicia le falla a las mujeres:

Deniega proteger trabajadoras domésticas remuneradas durante la crisis de COVID19

Comunicado de Prensa_ Corte le falla a l
Download • 247KB

Martes, 9 de junio de 2020


A casi dos meses desde que la Red de Trabajadoras Domésticas y el Centro de Estudios de la Mujer (CEM-H) presentamos un amparo colectivo para garantizar nuestra bioseguridad durante la crisis sanitaria, la Sala de lo Constitucional notificó ayer por la tarde tras una decisión de inadmisibilidad, que nuestros reclamos no serán escuchados. La Sala no justificó la decisión e indicó que debemos de emprender acciones administrativas para resolver nuestro caso, lo que podría llevar años en el contexto actual.

 

¡El trabajo doméstico remunerado es un trabajo! Repudiamos la decisión de la Sala que deja más de 139,000 trabajadoras, entre ellas, 10,000 jóvenes y niñas, sin protección judicial. Nos comprometemos a seguir iniciando acciones legales para responder a decisiones y leyes discriminatorias que nos perjudican.


 

El 23 de abril, presentamos un amparo contra la Secretaría de Estado en el Despacho del Trabajo y Seguridad Social, la Secretaría de Estado en el Despacho de Salud y el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER) por no incluir trabajo doméstico dentro de los más de 25 protocolos de bioseguridad que habían desarrollado e implementado para responder a la crisis sanitaria. El Estado falló en sus responsabilidades de proteger a las mujeres, jóvenes y niñas trabajadores domésticos en situación de riesgo, y ahora la Sala también ha decidido denegar justicia para nosotras. Las decisiones de ambos demuestran claramente que la exclusión y discriminación histórica siguen en pie contra nuestro sector de trabajo en Honduras.


Este proceso demuestra porque es urgente que el Congreso Nacional adopte medidas para proteger las trabajadoras domésticas específicamente. Estas incluyan la aprobación de la Ley de Emergencia para la Protección de mujeres, adolescentes y niñas durante la crisis de COVID 19, que señala que se cree, difunde e implemente protocolos de bioseguridad para el trabajo doméstico remunerado; siendo responsabilidad del patrono el abastecimiento de los materiales y equipos necesario para evitar el contagio y propagación del COVID 19.


Además, la ratificación del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo, y la aprobación de una ley especial a nivel nacional son prioritarias como pasos importantes para proteger nuestros derechos y reconocer las importantes contribuciones sociales y económicas que las trabajadoras domésticas hacemos al país. Las trabajadoras domésticas tenemos, igual que los demás trabajadores, derecho a un trabajo decente y los resguardos necesarios para protegernos.


Mucho antes de la crisis sanitaria y económica provocada por COVID 19, las trabajadoras domésticas en Honduras ya vivíamos una situación precaria a nivel laboral. Ahora, se ha evidenciado la indiferencia de la institucionalidad y la Corte Suprema de Justicia hacia el reconocimiento de derechos fundamentales de las trabajadoras domésticas, y por ende, la invisibilidad para garantizar su protección. Nuestras luchas y resistencias colectivas nunca han sido más importantes que ahora y continuaremos luchando por el reconocimiento legal y social.

 

¡Somos Trabajadoras!


80 views0 comments

留言


Post: Blog2_Post
bottom of page